Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Bando
Vie Abr 25, 2014 9:10 am por Leah N. Longbottom

» Leah N. Longbottom
Vie Abr 25, 2014 9:01 am por Leah N. Longbottom

» The City of Rapture (and Columbia!) [Afiliacion Élite]
Jue Abr 24, 2014 12:55 am por Darien W. Lerman

» Canon de la Saga
Miér Abr 23, 2014 5:04 pm por Scorpius H. Malfoy

» Can you tell me just where we fit in? {Darien}
Mar Abr 22, 2014 3:58 am por Darien W. Lerman

» Registro Habilidades Especiales (opcional)
Lun Abr 21, 2014 6:08 am por Elena A. Sergeévna

» Registro de Pb
Lun Abr 21, 2014 6:04 am por Elena A. Sergeévna

» So, This is the problem? #Darien
Sáb Abr 19, 2014 3:46 am por Darien W. Lerman

» Búsqueda de Rol
Vie Abr 18, 2014 8:27 pm por Sophie A. Bennett

» Crimson snow with smell like iron [Alexandra]
Vie Abr 18, 2014 7:43 am por Darien W. Lerman




   

    
#0000    #0000

  
#0000    #0000









¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Vie Ene 29, 2016 7:50 am.

Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Elena A. Sergeévna el Vie Abr 18, 2014 4:04 am

Tanta gente, tantas puertas, tanto espacio. El sonido de mis pasos perdía la intensidad en un lugar como ese, casi no noté el momento en que aceleré la marcha, comencé a correr ¿Eso estaba permitido? Probablemente no, pero ya estaba un poco desesperada. Quince minutos, ¡Quince minutos!, ese era el tiempo que llevaba caminando y aún seguía sin encontrar el lugar que buscaba, de hecho ya había olvidado qué buscaba en primer lugar, mirar a la derecha o a la izquierda me parecían inútiles a ese punto. Saqué el improvisado croquis que mi compañera de habitación había hecho para mí al decidir que estaba demasiado ocupada como para darme un tour por sí misma o llevarme a dónde yo quisiera como una criada, me detuve para estudiarlo nuevamente a pesar de que sabía que no tenía caso, entre más atención le prestaba menos lo comprendía, esa chica -cuyo nombre no podía recordar-parecía ser bastante mala para la cartografía. Solté un largo suspiro y moví el pie impaciente, ni siquiera tenía la más mínima idea de cómo volver a la sala común de Ravenclaw, no tenía a dónde ir ni nadie quien me guiara, estaba sola en un castillo lleno de gente ¿De eso se trataba la libertad que tanto buscaba? Me sentía como en la mansión de mi padre, como si en lugar de ser libre solo me hubiese cambiado de jaula...tal vez por eso mi padre no me había ido a buscar.

Al menos no tenía que tomar clases aún, se me habían permitido uno o dos días para acostumbrarme pero me parecían poco. -Ya ustala- Murmuré quejándome en el idioma que había hablado prácticamente toda mi vida, eso también sería un problema: aunque hablaba inglés bastante bien me era difícil abandonar viejos hábitos. Los murmullos comenzaron a crecer y logré escuchar partes de conversaciones que no pude entender, mis pies actuaron por voluntad propia y me sacaron de ahí, huyendo de la multitud que se acercaba aún cuando podría haber pedido indicaciones, algo en mi interior pareció burlarse de mí: "¿Le temes a las personas, Elena?". Llegué a un espacio abierto, un jardín que se veía rodeado de pasillos, el patio interior, supuse, mi compañera había sido lo suficientemente amable como para decirme algunas de las zonas más básicas, sonreí, al menos sabía dónde estaba ahora, mis manos corrieron a un bolsillo en los pantalones que traía puestos, apenas visibles bajo la túnica de Hogwarts que usaba de forma desaliñada, y encontraron el croquis, debía de haber algo ahí sobre el patio interior. Nada; solo un cuadro grande que simulaba su ubicación, o al menos eso supuse que era, pero nada que me sirviera a llegar de nuevo a la sala común. Me tiré en el pasto, exhausta, con el rostro hacia el cielo y tras un bufido cerré los ojos -Me rindo.
avatar
Elena A. Sergeévna

Hechizos : 8
GALEONES : 6
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Darien W. Lerman el Vie Abr 18, 2014 4:57 am



Viernes Θ 18:12 Θ Patio Interior Θ Elena
Si me buscabas generalmente no me encontrarías, yo solía saber cuando alguien podía encontrarme o no pero por lo general, yo tenía mas escondites que personas buscandome y que supiera, junto a todo el profesorado tenía a varios de los prefectos del castillo pululando por allí para, si me veían, enviarme a la sala de castigos por saltarme tantas veces las normas de no ir donde no debieras, de salir de la sala común pasadas las doce de la noche, de robar comida en las cocinas, de pelearme con otros alumnos. A veces funcionaba alegar que era un inocente y pobre ciego que no sabía donde se había metido pero si el profesor era medianamente inteligente, no picaría en la trampa aunque muchas veces me dejaban irme de puntillas.

Usualmente cuando no quería asistir a clases y me interesaba dormir escogía sitios inusualmente ocultos para que nadie me encontrara esta vez huía de una chica de sext curso de gryffindor que quería mi cabeza en la sala de castigos y a ser posible seguido por una patada en mi trasero. Para ser una gatita, tenía bastantes malas pulgas y escaparme de ella creo que la enfadó un poco mas. Había escogido el patio interior del castillo porque pese a lo vacío que parecía había un sitio donde podías camuflarte y en mi caso dormir tan tranquilo. Aiden se había estado divirtiendo la noche anterior y ahora que no estaba, ahora que sus acciones aún no habían repercutido sobre mi quizas mi mente pudiera dormir aunque fueran unos meros minutos. El patio itnerior estaba cubierto de un verde brillante producto del cesped, yo no había visto ese color nunca, apenas el rojo tan intenso y brillante como una bombilla. Habían varios bancos de piedra situados estrategicamente junto a aquellos pasillos techados que interconectaban las alas del castillo y que, en los cambios de clases, se llenaban de gente ruidosa. Pero especialmente había un gran arbol.

Ese gran arbol tenía ramas duras y asperas, una vegetacion con toques rojizos -producto del otoño yaciente- que no hacían mas que camuflarme. Si no hacías un ruido excesivo y sabías mantener el equilibrio nunca te detectarían y como a equilibrio no me ganaba nadie podías entender que estar allí no era mas que un juego de niños. No había pasado nadie en los diez minutos que llevaba allí asi que podía cerrar mis ojos, inspirar con profundidad y dejar que aquel sin fin de aromas otoñales descansaran sobre mis hombros y se diluyeran entre mis pulmones.

El sol calentaba tibiamente mi ropa, no solía vestir nunca el azul de mi casa, sino que optaba por cosas que podía mas o menos percibir, el blanco, el negro, el gris, cosas que veía cada vez que usaba la vision de Aiden aunque alguna que otra vez vestía rojos. Esta vez simplemente era una chaqueta de color purpura oscuro, una camisa interior blanca y nos vaqueros azules profundos, combinar colores era quizar lo peor que se me daba. Mi respiracion era tranquila e incluso había perdido la consciencia de todo lo que me rodeaba, había estado durmiendo, tras tranto tiempo y se sentía excepcionalmente bien. Me había pasado siete largos dias, siete largas noches tratando de evitar que Aiden se aprovechara siquiera de mi necesidad fisica de dormir, para que al final él consiguiera lo que tanto quería, salir a "jugar" un rato. Pero al menos, durante un breve pero maravilloso tiempo, él no estaría aqui para molestar, pero como siempre la buena suerte conllevaba algo de mala suerte y quizas fue una brisa de viento o una mala postura que desde el metro y medio de altura en el que estaba oculto se hizo nulo al caer de cabeza contra el cesped.

-Ittai...
-mumuré en japones, a veces se me escapaban palabras en este maravilloso idioma. Me gustaba mas que el ingles, era mas divertido cuando hacías canciones, cosa de gustos supongo. Me acaricié el rostro con suavidad, solo esperaba que nadie hubiera visto caerme de una rbol, probablemente se hubiera asustado. -Debí de ponerme un cinturón. -aunque no creo que los arboles tuvieran uno de esos de serie.
Credits to Rapture

avatar
Darien W. Lerman

Hechizos : 28
GALEONES : 37
Fecha de inscripción : 16/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Elena A. Sergeévna el Lun Abr 21, 2014 6:13 am

Las imágenes de las escaleras que siempre subí, los mismos cuadros viejos que estaba acostumbrada a ver, los pasillos que aprendí de memoria, el rostro de mi madre en la habitación en la que dormí los últimos dieciséis años. Todo lo que alguna vez había conocido estaba más lejos de lo que podría imaginar, en teoría -y literalmente- no sabía dónde estaba exactamente y el lugar que ahora habitaba no me traía ningún recuerdo a la mente, como si fuese un álbum vacío, un libro en blanco, la verdad es que me encantaba, sentía como si fuese mi tarea el llenar todas y cada una de sus páginas con recuerdos nuevos, las aventuras que esperé toda mi vida para poder vivir ¿Cuánto tendría que esperar para que todo aquello que se sucedía en los libros me pasara a mí? Me imaginé todo lo que podría vivir en un lugar tan grande como ese, toda la gente a la que podría conocer, me pregunté si el invierno sería diferente ahí. Abrí los ojos, el cielo seguía azul y el sol se mantenía en el mismo sitio pero yo sentía como si hubiesen pasado ya mil años, algo desconocido en mi interior me indujo a sonreír y sin pensar siquiera en levantarme seguí mirando hacia arriba, casi podría jurar que el cielo era dos tonos más brillante que en mi casa y el sol parecía más cálido y amistoso ¿Podían dos lugares en el mismo mundo ser tan distintos entre sí?

El pensamiento de que tendría que estar buscando el camino hacia mi habitación o la oficina del director para pedir ayuda, me obligó a levantarme al fin después de cinco minutos de mirar fijamente a la nada. Miré a mi alrededor, a todo lo que rodeaba el patio, preguntándome dónde debería comenzar a perderme pues ahora la idea de estar extraviada no parecía tan mala, cuando estuve a punto de dirigirme hacia un pasillo cualquiera un grupo de lechuzas volando sobre mi cabeza llamó mi atención, si la correspondencia a tu familia no estaba prohibida ahí seguro que en ninguna otra escuela lo estaba ¿Mi hermano habría mandado una carta alguna vez? ¿Alguna sería para mí o ya se había olvidado de que tenía una hermana? Y sobre todo ¿Qué habría sido de él después de todos estos años? Mi concentración volvió a desviarse cuando pude ver por el rabillo del ojo un objeto grande caer de un árbol, mi corazón dio un vuelco y solo pude pensar en que era demasiado grande para ser un ave o un animal común así que me apresuré a su lado para ver qué era aquello. Dejé de respirar cuando llegué al lugar donde “aquello” había caído y me di cuenta de que no era un algo sino un alguien, un muchacho.

- ¿Estás bien?-Pregunté cuando el aire volvió a llenar mis pulmones, me hinqué a su lado con miedo a mover al muchacho frente a mi antes de asegurarme que no le haría daño. Lo examiné, no parecía sangrar nada y ninguna extremidad se veía en un ángulo extraño a mi parecer. Alcé el rostro buscando a alguien para pedirle ayuda pero todos parecían haber desaparecido y me rehusaba a separarme de él. Me incliné para verlo mejor a pesar de lo inútil que sería dado a que yo no era enfermera ni nada parecido - ¿Te has golpeado muy fuerte la cabeza?- Retiré un mechón de su frente para cerciorarme de que estaba consciente y me alegré de que así fuera sin embargo mi corazón no disminuía su velocidad. Tal vez estaba exagerando demasiado pero en ese momento su vida realmente me preocupaba, sentía que lo que le pasara a ese completo extraño sería mi culpa pues  no tenía ni la más mínima idea de dónde quedaba la enfermería.

Perdón:
Perdón, perdón, perdón. Sé que me tardé mucho para contestar pero es que mi Internet se puso a fallar terriblemente, creo que la vecina me lo roba, y ayer cuando podía conectarme y contestar tuve un compromiso así que por eso contesto hasta ahora pero perdón :c
avatar
Elena A. Sergeévna

Hechizos : 8
GALEONES : 6
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Darien W. Lerman el Lun Abr 21, 2014 9:34 am



Viernes Θ 18:12 Θ Patio Interior Θ Elena
Las caídas no debían de ser temidas, al contrario, debían de ser valorada, unas suculentas experiencias que debían de vivirse una y otra vez. Aquellos que decían que caerse dos veces con la misma piedra era algo que no hacían los animales, estaba totalmente con la verdad, pero el problema era que nosotros, las personas, no debíamos de ser animales. Caerse es doloroso, muchas veces conlleva riesgos que no consideramos hasta que los sufrimos, pero cuando eres ciegos, aprecias toda caida, porque te enseña una mejor forma para aprender, te enseña como no caerte la siguiente vez -al menos de la misma manera- por eso caerme era algo especialmente comun en mi vida, siempre me hacía sangre, rasguños o heridas de gravedad multiple, y no hablemos de las farolas, de pequeño tenía cierta tendencia a darme con ellas y mas cuando la visión mágica de Aiden y yo no estabamos bien sintonizados. Un chichón en la cabeza era como una especie de chocolatina tras la comida, o dicho de otro modo, la mejor manera de culminar un día.

El cesped era fresco, todo en Inglaterra era frío y cansamente refrescante, a veces deseaba sentir algo de calor y la unica forma de obtenerlo era refugiandose en una chimenea, un plan nada despreciable, con eso y un cuenco de nubes de gominola yo podía pasar así unos dos o tres meses hasta que sintiera otras necesidades físicas o mentales. La caída había sido "en blando" de lo contrario mi craneo hubiera sonado de forma seca y repetitiva, como un par de golpes, pero los centimetros de cesped eran suficiente como para amortiguar la caida y teniendo en cuenta que me había ido deslizando como un murcielago con poca fuerza en las patas. Olía a verano, aunque en este punto del mundo eso era como decir que la sal sabía a azucar.

Al sentir aquella rafaga de dolor por mi mente. Aiden acudió a mi como la mosca a la miel, mi dolor le gustaba tanto como reirse de mi. -Paso tanto tiempo junto a ti que ya no se ni de que me sorprendo. -fue su comentario antes de suspirar con aburrimiento. Pudo ser batante peor. Pero detuvo su segunda burla al escuchar aquella pregunta sobre mi estado, él no la había formulado pero aquel tono de voz femenina, como cualquier mujer que estuviera viva, despertó el interes en él.

Asentí a la pregunta, mientras mis ojos comenzaban a trabajar con algo de lentitud, apenas veía detalles, el cabello, el rostro pero todos se desvanecían para volver a aparecer en el instante siguiente. Me sentí aturdido, no por el golpe, sino por esa molestia de ver y no ver, podía hacer ambas cosas pero no simultaneamente. -Si...su-pongo. -hice una lenta pausa, antes de tratar de reincorporarme, pero hizo otra pregunta. Su tono de voz no me resultaba familiar y yo distinguía las diferencias vocales de dos gemelos en un instante, a ella no la conocía y detectaba en su ingles algo de acento pero eso no me decía nada. Entonces me preguntó si me dolía la cabeza por haber tenido una caída especialmente molesta.

Abrí la boca para decir algo pero ella apartó un mechon de mi cabello, y aquel fugaz contacto, junto con la vision de su hermoso rostro (y cuerpo) no hizo mas que provocar un intenso rubor en mis mejillas, y el tartamudeo se hizo evidente. -N-no ha s-s-sido nad-nada.

Aiden se dedicó a mirarla por detras, observando su cuerpo con una sonrisa divertida. -Vaya, un angel salvador, igual puedo enseñarle cuan divertido es la calidez de mi...tridente. -un chiste un tanto bíblico, pero lo triste y preocupante era que hablaba en serio. Tenía que cambiar de tema rapido. -Me llamo...Da-darien. -y si dejaba de hablar con tartamudeos
Credits to Rapture

avatar
Darien W. Lerman

Hechizos : 28
GALEONES : 37
Fecha de inscripción : 16/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Elena A. Sergeévna el Mar Abr 22, 2014 3:13 am

Un vacilante supongo fue la respuesta a mi primer pregunta, mi boca se torció levemente en una mueca. "¿Debería tomar eso como un sí?". Negué con la cabeza de manera casi imperceptible, no estaba de acuerdo, era testaruda como mi madre así que no me tragaría eso tan fácilmente, todavía podía recordar aquella vez en que una fuerte gripe atacó mi sistema, padre insistió en que era algo pequeño que se pasaría solo y ordenó que nadie me ayudara pues estaba bien, al final mi madre no estuvo de acuerdo y me terminó cuidando ella sola, ella tenía razón... pero si me fijaba con atención el no parecía estar muy destrozado, tal vez un raspón o dos -¿Es una costumbre inglesa caer desde lugares altos los viernes o ese hábito es solo tuyo?- No pude evitar preguntar algo así, parecía tener una resistencia admirable como si no fuese la primera vez que le sucediera algo parecido. Pude notar un sonrojo ¿Sería una mala señal? O tal vez solo estaba un poco avergonzado por haberse caído, también tartamudeaba mucho, "¿Cuáles son los síntomas de una contusión?".

Una ráfaga de viento hizo bailar mi cabello y algunas de las hojas del árbol, del que el chico frente a mí acababa de caer, comenzaron a descender lentamente como en un ligera burla hacia él; el ambiente se tornaba cada vez más agradable, la temperatura era, a mi parecer, perfecta y bajo la sombra de ese árbol me sentía mucho más a gusto incluso que unos minutos atrás bajo el manto del cielo. El tartamudeo volvió ésta vez para decirme su nombre, bueno, se puede descartar la contusión, sonreí, de cierta forma era la primera persona a la que conocía, la chica de mi habitación no había tenido otra opción pero él parecía hacerlo por gusto. -Es un nombre lindo. Yo me llamo Elena, soy nueva aquí.- Me imaginé lo raro que eso podría ser en una escuela-internado como esa, los nuevos no podían ser algo muy común. Me digné a mirarlo por primera vez, si bien había revisado varias partes de su cuerpo antes nada de eso era como se debía ver a una persona al conocerla por primera vez, me fijé en su cabello oscuro y sus ojos que eran de un hermoso azul aunque parecían ligeramente nublados, su piel tan clara hacía que el rosado de sus mejillas resaltara más y por lo que parecía no debía ser mucho mayor que yo, aunque era difícil saber cuando seguía tendido en el suelo, desvié la vista al notar que llevaba mirándolo más de lo socialmente permitido.

Cuando me convencía a mí misma de que Darien se encontraba bien me permití emocionarme realmente por tener mi primer contacto real con gente real sin saber que con ello llegarían también los nervios ¿Qué debía hacer entonces? Me habían enseñado a presentarme con nombre y apellido, decir el nombre de mis padres y después comenzar a hacer preguntas sobre la familia, los negocios y los proyectos a futuro, pero en ese lugar todo parecía mucho más informal, nadie me había dicho cómo actuar entonces -Yo... esto... soy de la casa de Ravenclaw- comenté con cierto nerviosismo sin saber qué más decir, pude sentir cómo la sangre comenzaba a subir a mi cabeza, anunciando que mi rostro también se tornaría rojo, mientras internamente le ordenaba bajar de vuelta a mi corazón, no, no podía permitirme lucir tan vulnerable e inexperta cómo me sentía.
avatar
Elena A. Sergeévna

Hechizos : 8
GALEONES : 6
Fecha de inscripción : 17/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Darien W. Lerman el Mar Abr 22, 2014 3:58 am



Viernes Θ 18:12 Θ Patio Interior Θ Elena
Las mujeres y yo eramos como el aceite, no podíamos estar juntos y si era así, era en circunstancias muy concretas por lo que en general eramos indisolubles el uno con el otro porque ellas estaban por encima de mi. -Eso es lo que te gustaría, Darien. -bueno, si Aiden tenía razon, tenía mas motivos para no acercarme a ellas, no las temía, pero temía lo que Aiden sabía que era capaz de ahcerle y aunque yo no tuviera recuerdos cada vez que el se apoderara de mi cuerpo, sí sabía las consecuencias que sus actos tenían, y tenía demasiado peso para atraer mas potenciales juguetes para Aiden.

Por suerte o no había notado mi tartamudeo, o no había preguntado por el, lo cual aliviaba aquella posible respuesta que algun dia me pedirian, ademas, seguro que sonaba un tanto ridiculo el decir que ellas olían especialemnte bien, que sus manos eran suaves o que sus tonos de voz eran angelicales y que, dada mi falta de visión, eso era como sentir algo equivalente a una caricia suave por la espalda, ya era suficientementa raro sin explicar mi mundo, para ponerme ahora exquisito. Era mejor tratar de parecer normal, y eso requería autocontrol. -¿Eh? -ademas debía de dar la impresión de estar en los mundos de Yupi. -No lo creo. -dije con seguridad. -Ellos son mas de té y pastitas. -yo llevaba mas tiempo en este pais que en el natal en el que no recuerdo haber estado nunca, pero por lo que sabía del orfanato aquellos que alguna vez habían intentado adoptarme mencionaron que yo nací en Alemania. Supongo que eso me arrastró a aprender ese idioma de forma subconsciente, aunque entonces no había explicacion para aprender Japonés, solo que me encantaba ese idioma, muy divertido. -Yo soy mas de caerme y tomar chocolate caliente.

-Y seguro que quieres que ella decida probar tu chocolate, caliente. -hizo ahínco en aquella ultima palabra. -Sabes, a veces desearía cortarte la lengua. -le confesé.

Me reincorporé, apoyando los antebrazos en el suelo para poder elevar mi espalda, recordé por alguna razon la caída que tuve en el lago negro, desde unos veinte metros de altura, creo que por eos no me dejan volar mas, o porque s eenteraron de que lo hacía a escondidas y dada mi "imposibilidad" como la profesora de vuelo decía, yo no podía realizar esas actividades. Gilipolleces. Luego se presentó, su nombre se grabó a fuego en mi mente, junto a datos mas importantes como su tono de voz, su figura, su rostro -incluso con mi mala visión mágica podía diferenciar en general a dos personas por su rostro- y en especial, aquel aroma tan dulce que emanaba de ella, por suerte había controlado el rubor, lo cual no decía que fuera aplacado, seguía allí, como una antorcha calentando mi piel y mi rostro. -¿Nueva? -pregunté retoricamente. -Eso es...inusual. -no era común que alguien llegara con un cambio de escuela pero como todo lo no común, a mi me encantaba. -Pero... -me levanté con cierta molestia mas cuando estuve de pie pasé las manos por la ropa para tratar de retirara quellas posibles briznas de hierba que tuviera en la ropa, algo de lo que no estaba seguro.-...eso solo hace que sea mas placentero conocerte.

Iba a preguntar de donde era, que edad tenía, de donde eran sus padres, en que trabajaban y un cúmulo de preguntas que pasaban por mi mente como una bomba, como cuando encontraba algo que despertaba mi curiosidad. -La pregunta original sería si es virgen y si lo es por todos los lados. -lo mataré, juro por Merlin que como sepa como, lo mataré. -¿De Ravenclaw? Entonces creo que Merlín fue el que me empujó de mi escondite para que nos conocieramos. -aunque dudaba que eso fuera posible. -Soy el águila ciega de la casa de los cuervos. -quizas no era una buena forma de presentar a mi casa, pero estaba llena de estúpidos cuervos que arrancarían los ojos a cualquiera, se lo merecían. -¿Necesitas un guía? Pese al mal equilibrio que pueda parecer tener, soy bastante bueno en el ambito geográfico, conozco todos y cada uno de los pasillos y secretos del castillo. -aunque de estos ultimos nunca podía decir que los conocía todos.
Credits to Rapture

avatar
Darien W. Lerman

Hechizos : 28
GALEONES : 37
Fecha de inscripción : 16/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Can you tell me just where we fit in? {Darien}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.