Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de Bando
Vie Abr 25, 2014 9:10 am por Leah N. Longbottom

» Leah N. Longbottom
Vie Abr 25, 2014 9:01 am por Leah N. Longbottom

» The City of Rapture (and Columbia!) [Afiliacion Élite]
Jue Abr 24, 2014 12:55 am por Darien W. Lerman

» Canon de la Saga
Miér Abr 23, 2014 5:04 pm por Scorpius H. Malfoy

» Can you tell me just where we fit in? {Darien}
Mar Abr 22, 2014 3:58 am por Darien W. Lerman

» Registro Habilidades Especiales (opcional)
Lun Abr 21, 2014 6:08 am por Elena A. Sergeévna

» Registro de Pb
Lun Abr 21, 2014 6:04 am por Elena A. Sergeévna

» So, This is the problem? #Darien
Sáb Abr 19, 2014 3:46 am por Darien W. Lerman

» Búsqueda de Rol
Vie Abr 18, 2014 8:27 pm por Sophie A. Bennett

» Crimson snow with smell like iron [Alexandra]
Vie Abr 18, 2014 7:43 am por Darien W. Lerman




   

    
#0000    #0000

  
#0000    #0000









¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 21 el Vie Ene 29, 2016 7:50 am.

Darkness...how aproppiated...[harley]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Darkness...how aproppiated...[harley]

Mensaje por Darien W. Lerman el Jue Abr 17, 2014 3:09 am



Domingo Θ 01:23 Θ Bosque Prohibido Θ Harley
El frío del aire acariciaba mi piel, pero mi cuerpo estaba acostumbrado con facilidad a esa sensacion. De pequeño siempre había tenido al frío junto a mi, aquel orfanato parecía mas a la intemperie que cualquier cosa que estuviera sin techo, pero el hecho de tener cinco paredes que te sustentaran un cobijo no hacía que fuera mas acojedor, las paredes de papel carton apenas aislaban del exterior y el suelo de azulejos blancos que se habían vuelto grises por el paso del tiempo, de la suciedad y de la desesperación solo transmitían mas y mas frío. Hasta en verano hacía frío, que vale, era Inglaterra y nunca me gustó aquel clima tan...triste pero nunca sentí el calor en aquel lugar, ni el calor del fuego, ni el calor del cansancio, ni el calor del cariño. El dolor de mi cabeza se había ido intensificando poco a poco, no eran migrañas, sino el dolor de la perdida de la concentración, siempre debía de controlar todo cuanto había a mi alrededor, para que Aiden jamas interfiriera pero ello era a veces mas que improbable.

-Tu, pequeño no puedes contenerme. -dijo caminando junto a mi, mientras yo trataba de esquivar las ramas que cada vez distinguía menos, mi vision fallaba, como una television que no conseguía sintonizarse con exactitud, no veía con claridad y ya es muy dificil de esquivar de forma totalmente sencilla ni practica. -Llevas varios días en vilo y es ese cansancio el que me hace fuerte, vamos, estas en el bosque prohibido, dejame que mate algunas pobrecillas criaturas y luego cuando me saice te devolveré a la normalidad.

No se si trataba de convencerme a mi o a él mismo, porque ambos sabíamos que él nunca se saciaba. Que a él las criaturas le molestaban y no le importaban en absoluto y que estaba a un par de minutos del castillo donde tendría muchas jovencitas con las que jugar, o pero, podría aparecerse en los límites del bosque prohibido e irse a hacer de las suyas a mi costa. -Creo que no me has...convencido. -los pinchazos en la cabeza resultaban cada vez mas dolorosos, tuve que detenerme durante un segundo para poder respirar, ni si quiera sabía hacia donde iba, quizas me estaba adentrando en el territorio de los centauros. El bosque era un lugar peligroso o eso decían, ¿debía de temer yo algo cuando lo que mas temía era yo mismo? Diría que no y quizas eso era una excusa para no temer a nada mas, pero aunque luchara contra Aiden, siempre perdía, y cuando no acababa sangrando por las fuertes palizas de Aiden...otros acababan sangrando o muertos por su culpa, por mi culpa.

El bosque olía a hojas muertas, caídas por la llegada del otoño que crepitaban con cada paso, vestía mis ropas usuales ninguna decía de que casa era, todas eran comunes, de tonos grises salvo mis pantalones vaqueros de color azul oscuro, apoyé el lateral de mi cuerpo en el tronco aspero y duro de un arbol antes de hablar. -¿Y que harías entonces? ¿Matar simples acromantulas o irías al castillo a "divertirte"? No puedo dejarte solo. -no era cuestion de poder, no debía, no quería y no se lo merecía, él era un monstruo y los monstruos debían de estar confinados.[color:5c00=#cc0dn0] -Y aunque lo juraras por tu vida, no valdría nada, te irias a Londres, o a cualquier otro sitio y matarías, violarías...harías lo unico que sabes hacer. -estaba molesto, enfadado y cansado..

-Eres tan aburrido... -comentó posando su fría mano sobre mi hombro. -Pero lamentablemente, tú no me impediras salir a jugar. -sonrió. -Si debo de duplicar tu dolor hasta que sangres por los ojos para que me dejes salir, lo haré.

Esto pintaba una noche muy divertida, salvo que ni lo era, ni esperaba que nadie me ayudara, porque en ningun caso podrían hacer nada. Si el quería jugar, saldría a jugar. No sabía a cuantos había matado, no sabía con cuantas se había acostado o a cuantas había forzado, pero estaba claro que eso pensaba en mi conciencia, si yo no podía detenerlo, era mi culpa. Sus actos pesaban sobre mis hombros, quisiera o no.
Credits to Rapture

avatar
Darien W. Lerman

Hechizos : 28
GALEONES : 37
Fecha de inscripción : 16/04/2014

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.